Sí se puede propone aprovechar el rechazo de Costas al puerto de Fonsalía para replantear la conectividad entre las Islas occidentales

La formación ecosocialista considera que el proyecto no responde al interés general sino al interés de unos pocos por hacer negocio

244
Guacimara Navarro

Sí se puede considera que se debe aprovechar el rechazo de la Dirección General de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica a la adscripción del dominio marítimo y terrestre del puerto de Fonsalía, en Guía de Isora (Tenerife), para la conectividad entre las Islas occidentales del Archipiélago.

La organización ecosocialista apuesta por resolver los problemas de conexión terrestre del muelle de Los Cristianos e insta a “reconsiderar el modelo de movilidad y conectividad entre las islas, alejándolo de la perspectiva desarrollista y del turismo masivo», según manifiesta Guacimara Navarro, portavoz de la Coordinadora Insular de Sí se puede en La Gomera.

“El plan para el muelle de Fonsalía no es imprescindible para mejorar las conexiones marítimas de las Islas occidentales –asegura Navarro–. Se trata de uno de los típicos pelotazos de la época del desarrollismo, un proyecto especulativo que no responde a las necesidades de la población ni de las empresas del Archipiélago”.

“Negamos que un muelle que se prevé para servir de base a 470 embarcaciones deportivas y a líneas de crucero beneficie a la población gomera que se desplaza habitualmente; en consecuencia, no puede calificarse como una iniciativa ni de interés general de Canarias ni de La Gomera”, subraya.

Sí se puede considera que, para la ciudadanía de La Gomera, es más importante resolver el colapso de tráfico que se da en días contados del año en coincidencia con períodos vacacionales y días de fiesta. Así, proponen que el Gobierno de Canarias, en nombre el interés general, pida a las dos compañías navieras que operan en Los Cristianos que coordinen sus horarios de atraque y salida, de forman que eviten el colapso en este muelle. También corresponde al gobierno contratar a un equipo de ingeniería para que estudie soluciones a este problema.

“Proponemos abordar las cuestiones de movilidad y conectividad entre las Islas con un enfoque estratégico; Tenerife debe resolver sus graves problemas de colapso de las vías terrestres, mientras que La Gomera se asoma al abismo de su modelo turístico. En ambos casos, las dos islas tienen que hacer una reflexión profunda sobre su modelo económico, territorial y de movilidad, que no pasa por aumentar la saturación de población y la saturación turística”, añade la portavoz de Sí se puede. En esta línea, la organización ecosocialista considera que la promoción de Fonsalía no responde a las necesidades de mejorar las conexiones para la población habitual de La Gomera, sino a los intereses de aumentar las cifras de visitantes turísticos de 24 horas.

“La Gomera debe tomar nota de los terribles efectos que han causado en otras islas del Archipiélago la combinación entre desarrollismo y turismo basado en un incremento creciente de un modelo que solo conduce a la saturación, al deterioro ambiental, social y demográfico y a la esquilmación de nuestros escasos recursos», señala la portavoz.

«En La Gomera las obras pufas son el ejemplo más reseñable de este modelo de inversiones ruinosas económica, social y ambientalmente. Es más, Tenerife y el resto de las islas deben también reconsiderar ese modelo tan alejado del desarrollo sostenible”, insiste Navarro.