Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, afirma que “la paciencia de los tinerfeños está llegando a un límite ante el continuo y constante bloqueo” del Gobierno socialista de Pedro Sánchez, el último, el informe desfavorable emitido por la Dirección General de Costas a la solicitud de adscripción de dominio público terrestre para el puerto de Fonsalía, en Guía de Isora.

Este bloqueo, apunta en una nota, se suma al retraso que se ha producido también en el muelle del Puerto de la Cruz por los requerimientos adicionales que está solicitando Costas.

Alonso recuerda que este proyecto es una infraestructura “vital” para facilitar la descongestión del puerto de Los Cristianos e impulsar la economía de los municipios de la zona, así como para reforzar la conectividad entre las islas.

Por este motivo, señala que ya se está preparando una moción ante este “nuevo freno” del Gobierno central, al tiempo que pide el apoyo de todos los sectores para reclamar que este proyecto “no se pare sino que salga adelante por el interés general de toda la sociedad tinerfeña”.

“El Gobierno central no puede seguir poniendo piedras en el camino de Tenerife. No puede seguir frenando nuestro desarrollo como isla porque eso terminará repercutiendo en la economía de las familias”, apunta.

Asimismo, subraya que esta forma de actuar del Estado no es nueva: “Es el mismo comportamiento que ha venido teniendo este Gobierno en todo lo que afecta a Canarias. Lo vimos con la aplicación del descuento del 75% a los vuelos de las islas con la Península, lo sufrimos con los fondos que seguimos esperando para los distintos convenios y lo estamos viviendo con el proyecto de Presupuestos Generales para este año que hemos devuelto al Estado por el recorte injustificado e injusto que vuelven a sufrir las islas”.

El consejero insular Jesús Morales también lamenta este “nuevo varapalo” para el desarrollo del sur de la isla y apela a la unión de todos los sectores y fuerzas políticas, “sean del color que sean”, para reclamar y defender el avance de Tenerife.

“Si les importa Tenerife, si realmente quieren defender a la isla, deben enfrentarse a su propio Gobierno y decirle que así no”, insiste.