El Cabildo Insular de La Gomera anunció este miércoles que ya han finalizado las obras de la carretera de El Rejo CV-14, todo ello tras los importantes trabajos realizados para la estabilización del talud, que ofrecerá seguridad a los usuarios de esta vía. Es por ello que ya se puede circular sin restricciones por una de las vías más importantes para la conexión norte – sur.

El proyecto nació de la preocupación surgida a raíz de los desprendimientos localizados en la vía tras las lluvias de 2014 y el peligro que implicaba para los usuarios desde entonces.

El Cabildo, como gestor y titular de esta carretera, invirtió más de 470.000 euros para dar una solución definitiva a esta vía, siempre de acuerdo a las especificidades ambientales de la zona y las condiciones dispuestas por el órgano rector del Parque Nacional de Garajonay.

La zona transcurre por taludes verticales con alturas superiores a los sesenta metros en muchos casos y atraviesa el denso bosque de laurisilva del Parque Nacional de Garajonay, lo que provoca que esta zona esté afectada, casi de manera continua, por la humedad que transporta la niebla y el viento que asciende por los barrancos de El Cedro y Monforte.

Los trabajos que se han estado efectuando han consistido en el despeje y desbroce, con la retirada de la cobertura vegetal suelta y la vegetación inestable en la cabecera del talud. Procediéndose posteriormente al desmonte, que consiste en la retirada por medios mecánicos de la fracción suelta e inestable de las capas superiores del talud.

Finalmente, se ha procedido al reperfilado del talud, de manera que disminuya la pendiente de la parte superior compuesta por los materiales más inestables.