Las Islas Canarias tienen la suerte de contar en la Liga Endesa con dos de los equipos que mejores sensaciones están dejando en lo que va de competición. Caprichos del calendario, este fin de semana se vieron las caras el Lenovo Tenerife y el Herbalife Gran Canaria, en un duelo por la pugna de la tercera posición de la tabla. Cabe resaltar también que este partido sirvió como homenaje a todos los afectados por la erupción del volcán en La Palma, y que en muchos casos han perdido todo lo que tenían.

Volviendo a lo estrictamente deportivo, fueron los locales los que consiguieron una victoria en un derbi que tiene un sabor doble. Desde hace tiempo no se veía tanta igualdad entre ambas escuadras, y es que los de Porfi Fisac han pasado por horas bajas las últimas campañas.

Este curso la película es muy diferente. Los de Gran Canaria son uno de los claros favoritos a llegar lejos en la Copa del Rey y los playoffs, tal y como recogen las apuestas deportivas online. Los “pío pío” han conseguido aunar un roster de garantías, con jugadores de toda la confianza del técnico segoviano. Eso se denota por la implicación de todos los jugadores sobre la cancha, y por ende, en la consecución e resultados positivos que les hacen estar muy vivos en las dos competiciones en las que están vivos.

Pese a la buena dinámica y sensaciones con las que desembarcaron en la isla vecina, el fortín de La Laguna fue inexpugnable para Fisac y sus chicos, viendo como sus rivales se alzaban con la victoria y los superaban en la tabla clasificatoria.

Los aficionados pudieron disfrutar de un gran espectáculo desde las gradas y por televisión. Un choque muy igualado que se decanto por los pequeños detalles y por el jugador número 6 que supuso los cánticos y el ambiente que llegaba desde la grada.

Viendo como marcha la temporada, ambas aficiones canarias pueden soñar con algo grande en el presente curso. Es muy probable que en los momentos clave de eliminatorias deban verse las caras con los dos gigantes del baloncesto patrio. Como ya se ha demostrado a lo largo de la historia vencer a Real Madrid o FC Barcelona no es tarea imposible, aunque sí muy complicada.

El baloncesto español vuelve a tener dos sedes potentes en las Islas Canarias. En un momento en el que “Las Afortunadas” están más de actualidad que nunca por motivos conocidos, el deporte puede servir como válvula de escape para que las personas que no están pasando un buen momento, desconecten durante unas horas de los problemas reales que les ha traído la naturaleza.