Inicio Canarias El buque oceanográfico Ángeles Alvariño halla dos botellas de buceo de Tomás...

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño halla dos botellas de buceo de Tomás Gimeno en el fondo del mar

El hallazgo se ha producido a más de 1.000 metros de profundidad en una zona alejada de la bocana del puerto de Santa Cruz de Tenerife, que es donde fue localizado el cadáver de Olivia, la mayor de las niñas

306
El buque oceanográfico 'Angeles Alvariño, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife Foto EFE

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha localizado en el fondo del mar dos botellas de buceo que pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, informaron a Efe fuentes cercanas a la investigación.

Se trata de dos bombonas individuales, de menor tamaño, que la Guardia Civil ha confirmado que pertenecen a Tomás Gimeno.

El hallazgo se produjo días atrás, aunque no había trascendido hasta este jueves, a más de 1.000 metros de profundidad en una zona alejada de la bocana del puerto de Santa Cruz, que es donde fue localizado el cadáver de Olivia, la mayor de las niñas.

El Ángeles Alvariño, buque cedido para la investigación por el Instituto Español de Oceanografía, centró su búsqueda en las últimas jornadas en un punto más alejado de la costa, entre Añaza y Radazul.

La elección de las zonas está supeditada a la geolocalización del móvil de Tomás Gimeno en la madrugada del 27 al 28 de abril.

El buque oceanográfico, que el pasado miércoles no salió al mar por problemas climatológicos, permanece en estos momentos atracado en el dique del Este del puerto de Santa Cruz por un problema en una hélice que se intenta reparar, detallan las fuentes consultadas por Efe.

Este barco está equipado con un sonar de barrido lateral y un robot no tripulado con capacidad de operar hasta los 2.000 metros de profundidad.

Las hermanas Anna y Olivia fueron secuestradas por su padre, Tomás Gimeno, el pasado 27 de abril, para hacer el mayor daño posible a su expareja y madre de las niñas, Beatriz Zimmermann. El cuerpo de la segunda, la mayor, fue encontrado sin vida por el Ángeles Alvariño el 10 de abril a unos 1.000 metros de profundidad en la costa de Tenerife. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla.

El descubrimiento de las dos botellas de buceo de Tomás Gimeno supone un paso más en la investigación del presunto doble filicidio, pues desde que se recuperara del fondo del mar el cadáver de Olivia no había habido novedades, y de eso habían pasado dos semanas en las que hubo una nueva prórroga para que el buque oceanográfico siga participando en las labores de rastreo.

Días atrás, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, informó de que la Guardia Civil está estudiando medios alternativos para sustituir al buque del IEO y que no había que perder la esperanza de que se pudieran encontrar más indicios o pruebas que señalen «algo más», como así ha sucedido.

«Esperemos que tengamos noticias pronto de esta investigación y de los resultados de la labor de esta embarcación y de su tripulación, que están haciendo un trabajo excepcional», añadió el delegado, para a continuación indicar que el buque estará en Canarias «hasta que el Ministerio de Ciencia e Innovación decida porque ya se encuentra en una tercera prórroga muy ampliada».

La cuenta de Twitter Bring back home Anna and Olivia, creada por Beatriz y familiares para ayudar en la búsqueda de las niñas, también ha propuesto encender velas blancas para «no perder la esperanza».