El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, reiteró hoy que no habrá una decisión unilateral por parte de Marruecos sobre la delimitación de sus aguas territoriales, menos aún si esa decisión afectara al espacio marino canario. Hoy, tras conocerse la publicación en el Boletín Oficial de Marruecos de dos leyes aprobadas en el Parlamento del país vecino sobre la delimitación de sus aguas, el presidente de Canarias volvió a insistir en que “no se tocará ni un solo milímetro de las aguas que rodean el Archipiélago”.

Esta misma mañana, inmediatamente después de conocer la noticia, el presidente de Canarias se puso en contacto con la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, a quien ha pedido contundencia en la legítima defensa de las aguas territoriales españolas. Aunque en las citadas leyes alauitas no se especifican mapas ni coordenadas, Ángel Víctor Torres reclama que se actúe contundentemente por parte del Gobierno de España. González Laya se ha comprometido a hacerlo en cuanto se concrete la propuesta marroquí, y en cuanto se detecte el más mínimo solapamiento del dominio marítimo español en el entorno de Canarias.

El presidente canario insiste en que, tal y como vienen defendiendo el Gobierno autonómico y el Gobierno de España desde que se conociera la tramitación de esas dos leyes en el Parlamento marroquí, “no se aceptará ninguna decisión unilateral” al respecto, como dicta el derecho internacional. Además, ha recibido la garantía de que el Gobierno de España elevará las quejas oportunas ante la ONU en el caso de que se produzca un solapamiento de aguas territoriales.

El presidente de Canarias recordó que la defensa de las aguas canarias es irrenunciable, y que Canarias no aceptará ninguna política de hechos consumados.

Torres llevó este año para su aprobación al Consejo de Gobierno una resolución institucional en defensa de las aguas canarias, una postura que también fue respaldada de forma unánime por todas las fuerzas políticas con representación en el Parlamento de Canarias.

El presidente de Canarias ha mantenido en todo momento un contacto directo con el Ministerio de Asuntos Exteriores para seguir de cerca la evolución del proceso legislativo marroquí y sus posibles efectos en las Islas.