Gomeranoticias lanza su primera versión movil, pruébala en tu dispositivo.
3 horas 31 mins
desde este miércoles

Regulada la extracción del Guarapo en La Gomera

El reglamento exigirá contar con carnet para evitar el intrusismo y la economía sumergida

Versión para impresiónVersión para impresión

El Cabildo de La Gomera ha aprobado un reglamento para regular las actividades de la extracción del guarapo de las palmeras y los cauces para obtener el carnet que permitirá realizar estas labores. El objetivo del texto que entró hoy miércoles en vigor es luchar contra el intrusismo y la economía sumergida en un sector que mantiene una relativa importancia económica. Aunque existe una previa normativa en vigor, el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo Curbelo, indica que “creemos que es necesario regular la protección del ejemplar de la palmera que se guarapea”, a través de esta norma específica del Cabildo. Por ello, dada la complejidad de la actividad, ya que si se realiza mal puede implicar la muerte del ejemplar, “consideramos que es importante que las personas que solicitan autorización para el guarapeo puedan demostrar que tienen los conocimientos necesarios para llevar a cabo dicha actividad sin poner en peligro a la palmera”. De esta manera se pone en marcha un régimen específico para la obtención de autorizaciones mediante el establecimiento de medidas tendentes a garantizar la conservación así como las actividades económicas que se desarrollan relacionadas con éstas. También se incluye el guarapeo de la palmera exótica diferente a la canariensis y de los híbridos ínter específicos existentes con especies de este género.

Ésta ha sido una actividad tradicional muy arraigada en la isla de La Gomera que poco a poco en los últimos veinte años se ha convertido en un sector económico de cierto peso. El guarapeo comercial sigue así coexistiendo con el uso tradicional para consumo propio y familiar. En los últimos años se han consolidado una serie de empresas productoras de miel de palma que exigen ciertas garantías de protección de esta actividad frente el intrusismo de personas que se dedican a extraer guarapo y se mantienen en una economía en la sombra. Estos últimos proceden a la venta a granel de la miel de palma poniendo en grave riesgo toda la actividad legal que se ha creado y consolidado en los últimos decenios.

El reglamento ha sido elaborado por la Consejería Insular de Desarrollo del Territorio, que dirige Ventura del Carmen Herrera y pretende servir para regular lo que se entiende por la actividad del guarapeo. Esta queda definida como la limpieza de las palmeras para seguir luego con la extracción del guarapo y termina con la eliminación de los residuos generados como consecuencia de esta actividad. Las licencias se otorgarán una vez al año y a partir de su obtención habrá tres meses para comenzar la actividad, que a su vez no podrá extenderse durante más de seis. Excepto eso sí, en caso de que las condiciones ecológicas fueran negativas, fundamentalmente sequías, momento en el que el plazo se podría incluso reducir. Los interesados deberán presentar sus solicitudes entre los días 1 al 30 de junio de cada año para la campaña que comienza en enero. En el caso del guarapeo en las zonas de medianías y cumbre las peticiones se cursarán entre el 1 al 30 de septiembre dado que la actividad se inicia en marzo. Los agentes de Medio Ambiente tendrán que supervisar el buen estado de los ejemplares y emitir un informe vinculante. Habrá que pedir una declaración de impacto ecológico por parte de la Unidad de Medio Ambiente del Cabildo y se realizará un estudio de la capacidad de de carga de las diferentes zonas de extracción, a partir del cual se autorizará o no el guarapeo y número de palmeras por campaña y empresa.

Las personas que se dediquen a esta actividad están obligadas a comunicar el inicio de la explotación y su finalización, recoger y destruir los residuos, marcar los ejemplares de los que se va a extraer este producto, proteger con una malla los recipientes de recogida para evitar que las abejas mueran al introducirse en ellos y aplicar medidas contra los roedores. El incumplimiento de alguno de estos requisitos supondrá una sanción que implicará la negativa a desarrollar esta actividad durante cinco años. Las pruebas para obtener el carnet consistirán en responder cuáles son los trabajos necesarios para preparar la palmera, métodos de guarapeo e importancia de los mismos. Además, se realizará una prueba práctica en terreno ante el tribunal, demostrando las habilidades para desarrollar dichas labores. A partir de aquí se otorgará un carnet con validez por cinco años. Los particulares sólo podrán trabajar en un máximo de cinco palmeras por temporada y las empresas en cien, condicionado al estudio de capacidad de carga según la zona en la que se vayan a realizara estas labores.

En el texto del Reglamento se indica que la palmera es uno de los elementos más representativos de la biodiversidad y el paisaje gomero y la extracción del guarapo también es uno de los sectores productivos relacionados con la misma. Esta especie se ha convertido así en uno de los símbolos de la Comunidad Autónoma y goza de una protección ambiental especial tanto desde el ámbito de la Unión Europea (UE) como por parte del Estado y de la Comunidad Autónoma. En el caso de La Gomera la importancia de esta especie viene dada por una serie de actividades tradicionales relacionadas con la agricultura, ganadería y artesanía, realizando aprovechamientos de alguna de sus partes. El fruto sirve para el ganado, las hojas y el pirguan para la artesanía o la agricultura, pero sobre todo la actividad más importante, incluso desde el punto de vista económico, es el guarapeo con el fin de obtener la miel de palma.